28 sept. 2010

Yo digo:

comparo la tridimensionalidad de la realidad con los planos fotograficos
y pienso todo el tiempo cosas de los colores
las formas
y el hecho de que yo te veo a vos
y vos me ves a mi
pero nosotras no podemos vernos
y que hay mucha gente que no nos conoce y que vive como si nada
y que no les interesa conocernos
no saben ni que existe otra gente
porque cuando salis ala calle la gente es como
un adorno
Iba feliz rodando por la ciudad, sin percatarse de lo que lo esperaba. La ciudad es un lugar engañoso, el aire no es puro y las miradas te ojean, se siente el peso de los empujones en la ciudad, de los gritos y los humos saliendo de los cerebros de la gente. Lo vi desvanecerse, dejar de rodar. Ahora llora mientras que es arrastrado por las calles de la ciudad, su llanto retumba por las calles, es acallado por manos conocidas a lo lejos, apretando un botón... dobla la esquina y lo veo alejarse, quién sabe qué será de él. Se fue contra su voluntad, triste por no haber podido cumplir con su cometido, rodar, rodar, rodar.

18 sept. 2010

La gente se ve cansada
su vista esta
cansada
sus ojos estan
ciegos.
Sus piernas no caminan.
Ruedan sobre el cesped,
buscan atracción mutua:
encuentran el piso.
Miran al cielo
y sus ojos
explotan,
porque no ven nada,
las nubes son
nubes
y las estrellas,
fuego.

Des Cargar

Me siento bien hoy sentada aca sobre este almohadón, me doy cuenta del significado de cietas frases y palabras, cuando en mi mente son pensadas y ya no repetidas. El frío me hiela esta noche como todos los días, ese frío es lo único que me hace darme cuenta de que mis ojos son como una cámara tridimensional: Veo mi pelo ante mis ojos, no a mí... creo haberme convertido en una de esas personas que veo y odio, y digo "que bueno que no soy así" pero lo soy, o creo serlo, o tal vez lo soy sólo en este contexto enfermo. Me abrazo a pensamientos cada vez mas ajenos a mí, pienso más ahora que antes, sí, pero a su vez tengo que sacar de mí ciertas realidades para poder convertirme en un conejito de indias... Tengo la sonrisa un poco apagada, a ver quien logra encenderla... me siento cómoda caminando sola cuando vuelvo a casa, estoy cansada de sonreir todo el día, a pesar de la satisfacción de hacer sentir bien a otros, estoy cansada... quisiera poder satisfacerme a mi...

7 sept. 2010

"Hoy vas a cobrar" me dijo y sonreí.
Soy un animal,
todo lo que me dicen lo entiendo tal cual.
La ternura de la violencia se relaciona con el querer, si te pego es porque te quiero, te quiero guiar por un buen camino, dicen, te quiero enseñar como "vivir la vida", reiteran. Por eso sonreí, recibí el golpe con una sonrisa alrededor de la mesa redonda.

6 sept. 2010

¿Cómo disfrutar del hoy si no existe? Y pretender que caminan mis pies en la tierra, cuando camina mi mente en un mar de pensamientos pesimistas que me entierran en mi cama. Me siento electrocutada, muevo mis brazos en forma mecánica, no recuerdo haber apretado el botón del segundo piso hoy cuando subí a mi casa. Encierro mis pesadillas en frascos, me acuerdo de la voz de la agonía precipitándose hacia mi cuello. Quisiera haber sido quien querían que fuera, no soy más que un títere.

4 sept. 2010

De valores y pulmones

Que bueno que fue despertar esta mañana,
que bueno que fue escuchar mi voz esta mañana
cuando anoche pensaba que no iba a despertar
y me temblaban las manos.
Valoro más mi vida esta mañana,
pero todo se olvida.
Hoy valoro mi vida,
mañana:
la dramatización.

2 sept. 2010

De héroes metafísicos

Me desperté una mañana entre las piernas de mi madre, y comencé a nadar entre lágrimas de hambre y sábanas de sueños. Mi pensamiento fue siempre uno: soy la heroína de este mundo, éste que transmuto desde mis ojos hasta mi cerebro, lo tengo que salvar pintando sonrisas en las manos ajenas. Pero la pintura se me agota y cada paso se hace más corto, parezco estar llegando a un final totalmente distinto y mediocre comparado con el que esperaba; no logré alcanzar ninguna mano para pintar sonrisas, lo único que hago es transmitir muecas. Los días me pesan poco y nada, y eso me pesa mucho más que las muecas pintadas que quisiera poder borrar. Al final esos remolinos no llevaron a nada, toda una vida de mentiras piadosas y caprichos supérfluos es lo que encapsulé para poner en el pedestal que yo misma armé. No hay ninguna heroína acá, solo los escombros de algo que nunca fue construído, quedó como todo: un sueño, lejano, metafísico, y a punto de morir.