26 mar. 2012

Mi cuerpo siente desintegración,
cosmos absorbente,
agujero negro,
fuego en los labios.
Mi cuerpo siente decaimiento,
gravedad,
o falta de ella,
equilibrio quebrado.

23 mar. 2012

Que rica es la comida hecha en casa, hecha con amor, aunque sea amor propio. Es un tanto más dulce que esa comida que te preparan otros lugares, otros hogares, por ahí uno no comprende el amor que ellos le ponen, no es de su gusto, no estamos acostumbrados a recibir todo tipo de amor. Pero los cocineros de restaurantes, mmmh, ellos sí que saben ponerle amor a la comida, es casi como en casa... pero claro, ellos tienen amor por la comida, no por nosotros, aunque buscan que nos guste, eso los debe hacer al menos ¿un poco felices?, pero nunca como en casa, nonono, nunca como las manos de uno enchastradas de puré de batatas recién herviditas con la cantidad de sal justa, con la manteca y la leche en cantidades ideales, claro, a gusto personal. Amor propio, gran amor, hay que saber tenerlo, hay que saber cuidarlo. El amor de tu vida.

22 mar. 2012

algo del 2009

Olvido completamente el todo, para undirme en el mar de letras y palabras sueltas que me conducen a armar frases, estúpidas y sin sentido, que pocos entienden y a veces ni yo lo hago.
Mis ojos son expresivos, lo que considero exquisito, pero es irónico el hecho de que no me guste que los demás sepan como me siento, trato de ocultar mi mirada al resto, como si fuese una tortura el solo sentir que me miran cuando estoy mal. Contradictoria.
La dramatización es mi fuerte, el dolor mi placer y la felicidad es un bocado dulce y amargo a la vez, pues produce aburrimiento. Soy soberana de mi cuerpo, pero no de mi mente, lo que a veces me conduce a perder control de mi cuerpo, esclavizada por la locura.
No controlo mis palabras, ni mi tono de voz, a veces paso de la tranquilidad al histeriquismo en tan solo un momento.